jueves, 22 de junio de 2017

10 razones por las que hace más de una década dejé de ser católico

  1. Pedofilia: existe evidencia sobrada de las atrocidades cometidas, a todo nivel, desde los asesores cercanos al Papa, hasta los curitas de pueblo; están comprobados miles de miles de casos de pedofilia en casi todos los países del mundo, los autores han negando toda responsabilidad por tan horrendos actos.
  2. Dogmas: éstos no tienen cabida en mi mente, abrazo cada vez con más fuerza el pensamiento científico, lo que conlleva cuestionar dogmatismos y fundamentalísimos. No concibo adoctrinamiento alguno que condicione mi pensamiento basado en curiosidad, contradicción, evolución y cambio.
  3. Maniqueísmo: dividen al mundo en buenos y malos, un mundo sin matices ni grises, “o estás con nosotros o estás en contra”; predican de amor al prójimo escudados en una perversa manipulación, pues solo así logran acólitos desamparados y miedosos.
  4. Mentira y contradicción: son innumerables las contradicciones y mentiras que por dos milenios defendieron hablando a nombre de una divinidad. Hoy avalan (porque no les queda otra) contenidos pedagógicos y científicos por los que persiguieron, torturaron y mataron por siglos. Sí, han pedido perdón por la inquisición, la persecución de judíos, la condena a Galieo Galilei (por proponer que la tierra gira alrededor del sol), el exterminio de indígenas durante la colonia, y otros episodios vergonzosos de terror e injusticia promovidos por la iglesia. Pero ni aun así han dejado de perseguir y promover el odio, el miedo, las culpas y los castigos.
  5. Homofobia, lesbofobia y transfobia: promueven la persecución homofóbica, el odio y la represión a personas LGBT, a quienes insultan, descalifican y señalan justificando incluso la violencia contra ellas, personas condenadas no por lo que hacen, sino por lo que son. Utilizan toda su influencia y poder económico para impedir que las leyes reconozcan y promuevan derechos humanos fundamentales. Así como pidieron perdón antes, presumo que lo harán de aquí a algunas décadas, pedirán perdón por estas injustificadas y horrendas acciones contra personas cuyo único pecado es tener una identidad sexual que los clérigos están a años luz de comprender.
  6. Misoginia: El desprecio por las mujeres es parte indisoluble de su ADN, la Biblia cita con claridad pasajes que hacen referencia al papel de subyugación y servicio que la mujer debe cumplir bajo el mando masculino. Cualquier intento de emancipación sera castigado, cualquier acto de rebeldía será culpado.
  7. Racismo y genocidio: llegaron hace cinco siglos a este continente para decir que los indígenas no tenían alma, el resto de la historia es por demás conocida: abusos, violaciones y muerte por más de 400 años.
  8. Culpa y miedo: nos han castigado la vida entera con sentimientos de culpa por disfrutar de algo tan hermoso y natural como la sexualidad, con un discurso retrógrado, machista y misógino. ¿Quién pude ser feliz siendo satanizado por cada acción que involucre sentir placer fuera de sus parámetros restrictivos y perversos?
  9. Lobby anti derechos humanos: durante siglos se han opuesto a la consolidación de los derechos humanos, especialmente en derechos sexuales y reproductivos, atemorizando al mundo con falsos argumentos, concibeindo y defendiendo una sola forma de familia patriarcal y heteronormada, cuando en la práctica hay tantas alternativas de familias -así en plural-, cada una con enorme potencial de entorno saludable y feliz. No contentos con ello, han impedido sistemáticamente el avance de la ciencia, culpando, castigando y odiando al que proponga o amenace sus mezquinos intereses, sus dogmas incoherentes e injustificados, así como su absoluta incapacidad de comprender los cambios sociales.
  10. Deuda histórica con la humanidad: es mucho pedir, pero ojalá que todo lo descrito aquí les haga reflexionar algún día, día en el que no alcanzará pedirle perdón al mundo, necesitaremos que corrijan en serio todas estas atrocidades y que tomen las medidas que debieran tomar por un mínimo sentido de responsabilidad y conciencia. Juzgue usted si pido demasiado.
Para alivio, su poder es cada vez menor y sus argumentos cada vez más débiles y contradictorios. Llegará el día en el que sus iglesias no serán más que simples atractivos turísticos, y sus dogmas y preconceptos, antiguas referencias de aquello que toda persona racional y que busca el bienestar propio y de otros, no debe hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario